Estimado cliente,

Con el objetivo de mantenerle puntualmente informado, le recordamos, tal como ya se informó el pasado mes de julio que en el BOE del pasado 11 de julio, se publicó el “Real Decreto-ley 9/2015, de 10 de julio, de medidas urgentes para reducir la carga tributaria soportada por los contribuyentes del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y otras medidas de carácter económico”, y que incorporaba diversas modificaciones fiscales en el ámbito del IRPF e Impuesto sobre Sociedades (IS).

Emitimos la circular “Julio 2015” para informar, básicamente, de los cambios en los tipos de retención de los diferentes rendimientos que aparecen regulados en el IRPF y que se aprobaron en la norma que anteriormente se ha señalado.

Tal como estaba previsto en la normativa aprobada, a partir del 12 de julio de 2015 se modificaron determinados tipos de retención en el IRPF pero que con el inicio del nuevo año (2016), algunos, han vuelto a cambiar. A continuación, volvemos a recordar aquellos tipos que han vuelto a verse modificados para este año.

Los rendimientos del capital mobiliario y de los arrendamientos pasan a estar sometidos a un tipo de retención del 19% (en lugar del 19,5% que se venía aplicando hasta el pasado 31 de diciembre del 2015).

El porcentaje general de retención aplicable sobre las retribuciones satisfechas a administradores se reduce al 35% (en lugar del 37% que se venía aplicando hasta el pasado 31 de diciembre del 2015). No obstante, si la cifra de negocios de la empresa es inferior a 100.000 euros, la retención que era del 19,5%, pasa ahora en el 2016 al 19%

Como es conocido, los tipos aplicables en la tabla de retenciones de los rendimientos del trabajo también ha disminuido, generando así que los trabajadores obtengan un ligero aumento en su salario neto a final de mes. Concretamente de la siguiente forma:

Para las bases imponibles de menos de 12.450 euros el tipo quedaría fijado en un 19%; entre 12.450 y 20.200 baja al 24%, para bases imponibles entre 20.200 y 35.200 el tipo queda fijado en un 30%; al 37% para bases imponibles en cuantías comprendidas entre los 35.200 y 60.000 euros; y del 45% para las rentas superiores a los 60.000 euros.

Ganancias patrimoniales, en general, se fija un nuevo tipo de retención del 19%, para el presente ejercicio 2016.

En relación a los rendimientos de actividades profesionales, el tipo de retención queda fijado, cualquiera que sea el nivel de sus ingresos, en un 15% tal como venía sucediendo desde el pasado 12 de julio. También, a partir de dicha fecha, se rebajó al 7% el tipo de retención o ingreso a cuenta aplicable durante los tres primeros años de inicio de la actividad profesional.

En los rendimientos derivados de impartir cursos, conferencias, coloquios, seminarios y similares, o derivados de la elaboración de obras literarias, artísticas o científicas, siempre que se ceda el derecho a la explotación queda fijando también al 15 por ciento.

Finalmente, creemos importante recordar que a partir del 1 de enero del 2016, los empresarios acogidos al régimen de estimación objetiva en el IRPF (comúnmente conocido como módulos) y que realizaban alguna de las actividades acogidas en las divisiones 3, 4 o 5 de la Sección Primera del IAE (pintores, albañiles, carpinteros, etc.), ya no se les debe practicar el porcentaje de retención del 1%, puesto que ahora han quedado excluidos de dicho régimen y pasan a tributar en estimación directa.

No obstante hay que advertir, ya fuera del ámbito del IRPF, que el porcentaje de retención establecido en la Ley del Impuesto sobre Sociedades, con carácter general, esto es tanto para rendimientos de capital mobiliario (intereses, dividendos, etc.) como los rendimientos procedentes del arrendamiento o subarrendamiento de inmuebles urbanos, será a partir del 1 de enero de 2016 el 19%.

Sin otro particular aprovechamos la ocasión para saludarle atentamente.

Si desea visualizar la circula en el pdf, pinche aquí